martes, 11 de noviembre de 2008

Diabetes

El día que Barack Obama ganó

Ruy Alfonso Franco

Aquí en atención a las circunstancias,
aquí la noche infinita que no duerme,
aquí olvidé lo que me desconcertaba,
aquí vuelvo a estar ausente.

Aquí seguro de hacer lo incorrecto,
aquí porque no hay suficientes pruebas,
aquí como un inválido en el desierto,
aquí me quedo,
aquí con ella.
(Aquí, Enrique Búnbury)

Como otras muchas fechas que guardamos indelebles en nuestra memoria, así recordaré el día que un negro ganó la presidencia de los Estados Unidos. Aunque no fue solamente por eso que lo recordaré: esa noche el secretario de gobernación, Juan Camilo Mouriño, murió al desplomarse el avión en que viajaba… Ora que, la verdad, más bien lo recordaré porque con ese día llevaba ya cuatro con un asesino dolor de cabeza que me hacía odiar mi existencia.

Pero aun así no dejé de sonreír cuando a TV Azteca se le fue las patas al no enlazarse inmediatamente al siniestro del oscuro secretario de gobernación, el gran cuate de Felipe Calderón que en su funeral lo elevó al grado de héroe nacional (¡jajajajaja!) y Televisa materialmente se comió el mandado durante casi tres horas de crónicas en vivo desde el lugar de los hechos y entrevistas telefónicas con autoridades que daban notas minuto a minuto bajo la batuta de Carlos Loret de Mola, acompañado por Adela Micha y un inusitado “reportero” que reportó eficaz: Marcelo Ebrard, jefe del gobierno mexiquense, utilizando de plano el argot periodístico para relatar los sucesos sucintamente.

La cosa es que las dos televisoras tenían ya el propósito de anunciar con lujo de detalles el cotejo electoral entre John McCain y Barack Obama, por lo que habían anunciado el evento a cargo de las estrellas noticiosas de cada estación, como siempre con un despliegue espectacular y comercial de reporteros y comentaristas al calce. Pero, azotó la nave de Mouriño y Televisa, con el colmillo de casi 60 años de trasmisiones, modificó sus planes inmediatamente y cubrió efectivamente el deceso del funcionario, el segundo a bordo del gobierno mexicano. Y TV Azteca, como nunca, mostró su superficialidad y sometimiento a los designios del vecino país, más que del propio. Qué bola de asnos.

Echado en la cama, deseando estar borracho, escuchaba la televisión más que verla y pensaba tal vez como muchos, en las tropelías que Juan Camilo hizo contra el pueblo mexicano al aprovechar sus puestos en el gobierno de Vicente Fox y ahora de Calderón para hacer pingües negocios particulares, según denuncia de algunas publicaciones del país y que Calderón desechó en su discurso fúnebre al considerar a Mouriño como “víctima de calumnias”, para luego ensalzarlo y hacernos pensar que si el españolito era tan bueno, pos mejor hubiera sido presidente de la República el muerto y no Calderón.

En tanto yo hacía cálculos dolorosos de qué me estaba fallando en los nueve medicamentos que consumo a diario para mantenerme con vida, cinco de ellos obligatorios:

Glibenclamida para el azúcar, cuatro al día; Metformina para el azúcar, dos; Bezafibrato para las grasas, dos; Enalapril para la hipertensión, cuatro; y Complejo B para la circulación, una; Ranitidina para cuando sienta que me estalla el estómago por tanto medicamento, una antes de cada comida; Diclofenaco para el dolor de mi quinta vértebra aplastada por un disco, una diaria y hasta dos si siento amar a Dios —pero que yo evado hasta donde puedo para evitar que esta pastilla me dañe los riñones—; y un par de aspirinas regularmente para intentar combatir este pinche dolor de cabeza que me acompaña por las mañanas al levantarme y por las tardes al anochecer.

Y todavía más, mi pobre Marie intentando paliar mis males me da a tomar recientemente ocho gotas de Tronadora (la hierba tecoma stans) y tres pastillas de Magno cardio (un comprimido con ajo, alpiste, Hierba de sapo, Neem, Omega 3-6, semilla de uva y Cuachalalate) después de cada comida, contra los efectos que provoca la insuficiencia de insulina: fatiga permanente, sueño, exceso de orina, deshidratación, dolor de huesos y mareos, que con la presión alta todo se intensifica ante la mala circulación, propensión cardiaca y la inevitable baja de defensas que te tumban a la menor gripe. Todo en paquete, más el trauma depresivo al estar luchando minuto a minuto por vivir normalmente y no conseguirlo.

¿A qué le sabrían sus noches si tuviera que levantarse cada hora al baño, por muy dormido que esté, con los riñones adoloridos, los huesos atropellados, calambres ocasionales, ahogos que te ponen morado y a la familia en alerta, y una maldición entre los dientes por no atinarle a la tasa porque estás apendejado y ya sólo quieres morirte de una puta vez? Al día siguiente no puedes ni levantarte, no quieres ver a nadie, no quieres mirar la vida seguir; has perdido todo aliciente, todo te da igual. Y te haces ovillo rogando dormir un par de horas —que no consigues—, mandando al cuerno lo que te sobra, que a estas alturas será todo. Cuando por fin te levantas intentas cumplir tu rol, pero ya lo haces tan mal que a todos quedas a deber y vuelves a hacerte bola, y corres a casa a meterte en tu hoyo, sin desear salir de él. Te sientes como el hombre mosca, todo te altera: un portazo, alguien hablando alto, una mala noticia, la escena aquella del comercial aquél, la canción que ahora se magnifica, una foto, un olor; si te hablan, si no; y lloras. Puta, como lloras, y haces recuentos de vida, de tus ausencias, de tus ausentes, y te sientes más solo que el abandonado, que el sentenciado frente a la horca. Y dices, no, ya estuvo, pero te faltan fuerzas o agallas…

Y no quieres saber ya nada, qué más da; sólo miras atrás y cuentas: 15 años sabiéndote parte de las estadísticas. ‘Uta. Y vuelve ese dolor de cabeza, carajo.

Sí, lo recuerdo bien, el día que Barack Obama ganó, yo me sentía de la chingada.

Aquí no hay nadie a quien seguir,
aquí que nadie es un huésped fijo,
aquí sigo viviendo bien sin mí,
aquí sólo quiero estar contigo.
(Aquí, Enrique Búnbury, Hellville de Luxe)

14 comentarios:

Ivytaste dijo...

Querido Oso, que te digo, sólo darte las gracias por permitirte y permitirme estar contigo en ese día, aunque sea a destiempo, pero en situaciones así, que importa quien gana y quien muere, a quien hacen santo, casi. jaja Si hay dias que simplemente todo vale madres.

Un abrazo Oso, y a seguir dandole en este juego de la vida. Espero que te encuentres mejor. Besos

Ivy

Cyane Von Poett dijo...

Estimado Cid Campeador:

Es una delicia verlo de nuevo en accion en este blog que en lo personal ya extraqñabamos los que sabemos que en sus palabras estrepitosamente ciertas e imparables, esdta el meollo del asunto por la sobrevivencia TOTAL DE ESTE PAIS.

En verdad no se que mas pueda hacer el Sr. Bush. mas que ir al baño seguidito por la derrota "negra" del Mister Obama...
que da claro, esperar a ver si es verdad todo eso que prometio para los latinos y espertar igualmente que nuestra suerte no sea negra, y ya acarrereados "que no sea "blanco" de nuestras burlas justificadas.

Sobre el señor Mouriño, pues la verdad es una pena que haya pasado su desafortunado accidente, llevandome a pensar en un blog que escribiste hace tiempo diciendo que quizas Dios solo aparece cuando tenemos desfortunas...
Imaginate lo que habra sentido nuestro Felipe al pensar que ya no veria mas a su compañebrio de tropelias... Diablos! Bendito sea la maldad de nuestro Señor. Al menos ya no habra mas de quien preocuparse por metodos erroneos de "gobernatividad"... ojala y las proximas elecciones de gente en el gabinete del presi, sean ahora si, acertadas...

En cuanto a usted deseo desde mi mas profunda humanidad "ñanga y flaqueristica" que este bien en salud y que sepa sobrellevar con animo y buen sentir esa enfermedad que es terrible (y se lo dice alguien que es prediabetico, por herencia), para que no tengamos por que buscar infructuosamente a mas guerreros de la cultura que mexico necesita...

Ya en tono mas serio, quiero mandarte desde la Ciudad de la Des-Esperanza El saludo y mis mejores deseos para que te tengamos en version Uncut y "Reloaded" de sin duda, la persona mas acertada y de las pocas que quedan en el congal... que nos llena y vivifica de nuestro intelecto y mucho mas...

Cuidate muchisimo Amigo Ruy.

como diria el final de un corto de Animatrix:

-Es que hay alguien ahi? Quien eres? Es que acaso estoy solo?

-No, no lo estas..."

Cyane Von Poett dijo...

por cierto, se me olvidaba:
habra algun modo de comunicarme con usted? seria bastante grato conocerlo aunque sea via telefonica. creame.
si tiene algun numerin, no deje de mandarmelo a mi correo. no aceptare un no por respuesta y hara feliz a esta alma en desgracia.

un laaaargo y fuerte abrazo!

Venegas dijo...

¿Los grandes hombres, sufren grandes enfermedades?

Mucho ruido y pocas nueces con Obama, nos olvidamos que Washington tiene una forma de gobernar (sea negro o blanco, rosa, verde o rojo el presidente elegido):

"La agenda de prioridades de Obama no incluye menciones a Latinoamérica"(http://www.americaeconomica.com/portada/reportajes/noviembre08/071108/ebobama.htm).

Existen males culturales y corporales. Usted está más que librado del primer mal, espero mejore en el segundo. Se le extraña: su presencia y crítica aguda. Le deseo pronta mejoría, saludos.

julio dijo...

Lamento mucho el padecimiento el cual te ha hecho sufrir tal y como lo describes en este tu mas reciente texto, sobra decir que cuentas conmigo para lo que pueda ayudar; te felicito ya que nos has regalado un texto sacado desde lo mas profundo de tu persona en el cual solo con tus palabras pudieron tener sentido.
En verdad extrañaba tu particular modo de ver nuestro paso por esta vida.

Geovanni Osuna dijo...

Ojala que mejore en salud, los grandes no caen échele ganas, todavía tiene muchas cosas que realizar en esta vida rutinaria llena de problemas por solucionar.

El caso en que haya ganado Obama no significa que a México nos ira mejor, es una ideología diferente, tendrá muchos problemas mas importantes antes que los inmigrantes Mexicanos en el país de los sueños y de los descalabros.
Aunque solo queda la esperanza, después de todo si nos cargo un blanco, que tiene que ahora nos cargue con un negro, con que sea menos dolorosa saldremos adelante, hahah me escuche como Spot de Televisa diciendo que no hay crisis…
Si los políticos nacionales no se interesan por su país, no creo que un político extranjero quiera meter las manos al infierno mexicano.
Después de todo solo queda esperar y como dice la voz populi que Dios nos bendiga.

adrichabat dijo...

Ruy, primero que nada Que buen autorretrato me encantó. segundo yo tampoco me voy a olvidar de ese día mi hermano y mi cuñada trabajan a una cuadra de donde cayó el avión y con el edificio que pegó estuve el año pasado y conozco a la gente que seguro salio despavorida de ahí pues se esetaba incendiando.
Por supuesto que Telerisa tiene toda la experiencia y visión que desgraciadamente le faltó a TV azteca. y lo de Mouriño que te digo que no hayas señalado tan atinadamente. Al final siempre será
esperanzador y hasta extraño ver a un presidente de color gobernar la casa blanca cuando es por todos conocido que muchos siguen siendo racistas. Espero que llegue sin novedad al poder y pues después de ver a Arnold gobernar como lo ha hecho y olvidar sus origenes exactamente como lo hizo Hitler yo no creo que cambie demasiado todo. pero en fin.

Y si de presumir medicamentos se trata, pues yo te diría que hagas otra cita con tu doctor me recetaron una medicina de Shering plough se llama Zintrepid (ezetimiba/simvastatina) para bajar el colesterol malo y se supone que es muy buena. Creo que el ácido acetil salicílico ya no te hace efecto y sería muy recomendable que te busquen algo para que puedas defenderte mejor del dolor sin lastimar tus riñones
Estoy a dieta por prescripción médica pues mientras todo va a la baja mis niveles estan a la alta
ah y el día del avionazo tampoco lo voy a olvidar porque fue mi cumple y ahora si que no pude comer ni una triste rebanadita de pastel.

Quisiera enviarte un método para respirar mejor y controlar tu estress, una pera de boxeo con la cara de bush donde puedas sacar todo el coraje y la impotencia que a veces sientes por estar enfermo. un atardecer tranquilo y silencioso para que puedas encontrar paz y no te desesperes.
y un abrazo muy cariñoso esperando que siempre que te sientas solo recuerdes que todos de alguna manera a veces lo estamos pero que juntos ya no lo sentiremos igual no te ausentes cuando te sientas mejor. Cuidate mucho no hagas trampas en tu dieta duerme lo que se pueda y descansa cuando puedas. Se te quiere mucho y sabes le haces falta a mucha gente yo diría que hacen falta muchos arathos en el mundo y a mi muchos Ruys de amigos.
Adri

Mayoяquin Cañedo Βяeŋda Judith dijo...

Con esa cantidad de medicamentos que maneja fácil podría equipar un consultorio.

Seguían bajando las líneas. Noté el calvario que pasa diariamente y yo pensando que vivía tranquilamente sumergido en libros, información y conocimientos.

Después de leer cada una de las medicinas de su farmacia privada, me olvidé de Obama y de la muerte de Mouriño. Me di cuenta de una cosa, por más mal que se sintió estando en cama, usted pensaba en la carrera prominente que Calderón se encargó de darnos a conocer y exhibirla a nivel nacional.(Pero que buen padre, pero que buen elemento era, ¿por qué se nos fue?, --aun lloro en su muerte, deseando que el vaticano apruebe la próxima canonización San Mouriño--) Pensar cansa mas que hacer, creo que lo adecuado era haber apagado la tele y olvidarse del mundo, total, las noticias siempre están, los libros no caminan, las ideas surgen no sé cómo pero surgen y para analizar a cualquier hora(sintiéndose bien).

Y yo que me quejo por un dolor de cabeza, sin darme cuenta que hay personas como USTED comprenderá que tienen más dolores y peor aun, que la frecuencia con la que se presentan varían en gran medida a lo “normal”.

Deseando que su enfermedad no dure mucho, espero una próxima recuperación.

Deben mas los que dicen dar y no dan, que los que pocas veces y en grandes cantidades dan. Todo un trabalenguas, usted entenderá. Saludos.

Aly dijo...

Amigo hablando de politica no soy buena solo pase a decirte que se te extraña y que en cuento a los medicamentos que tomas los conozco mi madre todo casi todo lo que tu mencionas para le control de la deabetis y hipertension, mi comentario seria cuidate y sige al pie de la letra las instrucciones medicas y te dejo mi saludo franco y abierto Aly

Me dicen Karina Díaz dijo...

Paisano es usted un tipo adorable, luchar en contra de la enfermedad es una batalla perversa, ah sido para mí una desagrabable sorpresa saber que a usted lo aquejan tantos males, ahora veo el porque de sus textos, de esa manera tan especial de ver la vida que comparte con nosotros y de sus comentarios ácidos que ni que con la ranitidina que consume se dulcifican, pasar por dolores físicos y ver como se consume la salud de nuestro cuerpo debe ser difícil de sobrellevar, casi por nada ese humor negro, esa severidad en sus palabras, esa forma de criticar, ese sentido objetivo que es lo que hace que entre nosotros encuentre admiradores y amigos, que lo queremos y lo admiramos aun más todavía...

¿Obama,,, Mouriño? Si supiera Calderón de los 4 días que usted llevaba con ese dolor de cabeza, y que a pesar de, usted continua educando a la juventud, de sus acciones en pro del buen cine, y de tantas cosas que nos ha enseñado a lo largo de este virtual camino, creo que no tardaría mucho en santificarlo a usted también; Santo Patrono Asalta Conciencias de Mazatlán

Desde el fondo de mi solidario corazón,le mando un abrazote, que ningún dolor le quitará, solo es para dejarle saber, que se le quiere mucho mucho mucho.
Ah y no se le raje a ese gallo(diabetes)mamá por Dios

Arturo Herrera dijo...

Querido amigo, ando que ando en este menester y me ausento para que la realidad no me carcoma.
De políticos, ni hablar, que todos son iguales, enanos que buscan el poder y que al alcanzarlo su defecto se hace más patente, tanto que desean ser proclamados próceres.
Recibe un abrazo solidario y sé que decirte 'echale ganas' no es suficiente.
Sólo tengo la esperanza que las muestras sinceras de afecto de los aquí reunidos modifiquen ese talante y lo mejoren, porque sé (por experiencia) que el estado de ánimo positivo también es importante.
Un abrazo entonces y mi solidaridad.

Malinata dijo...

Mi querido amigo. Leo con tristeza tan buena crónica que diría "excelente relato", pero me alejaría del centro de la historia que nos estás no contando, vaciando entre lineas.
Qué te puedo decir que no te hayan ya escrito todos los compañeros respecto a mi solidaridad, a lo interesados que estamos por tu pronta recuperación y sobre todo a que sepas que pese a la distancia y la falta de conocimiento cara a cara, somos más cercanos de lo que te imaginas y aquí estamos, cada cual haciendo su parte para hacerte llegar nuestros mejores deseos de saludo y buena voluntad.
De la política en general, ya para qué hablamos, si lo que se pretende es levantarte el ánimo y no para que nos sigan jodiendo la vida rojos, azules, amarillos o ahora hasta estrellados (por las estrellas y por lo del crash).
Tu a lo tuyo, a seguir haciendo caso a todas las señales que tu cuerpo te manda y a agradecer no el mal, sino el bien de todos los que te rodean y no han dejado de estar ahí, a tu lado.
Un abrazo afectuoso y sanador si la distancia nos lo permite.

Anónimo dijo...

Joven Ruy, oooootra vez yo. (Mariana, alias LaSusodicha)Te sigo leyendo amigo. Este es el blog que tenia yo tantas ganas de comentarte. Lo he intentado mas de una vez, y espero hoy si tener suerte.

Alguno de tus lectores dijo que Washington tiene una sola forma de gobernar, y yo agregaria: esta consiste en joder todo lo que le estorbe. Obama no es ningun redentor, solo es negrito. Quiza lo mas espectacular de este asunto no sea ni siquiera su color, mas bien, a mi me parece asi, es el cambio de un presidente descerebrado, a uno evidentemente inteligente. Lo peor del asunto es que los gringos nunca aprenden, es el pueblo mas ignorante. No me extranaria que un dia volvieran a elegir como su preciso al tarado mas inverosimil...en fin amigo, no es esto de lo que yo queria escribirte.

En mi opinion, lo mas jugoso de tu blog empieza precisamente cuando te echas a hablar de ti, y de tu enfermedad, y de ese cuerpo tuyo. Me atrevo a decirte que entiendo casi a la perfeccion lo que sientes. Quien no haya vivido atrapado en un cuerpo enfermo, no puede tener la mas punetera idea de lo que es esto. Yo jamas te diria "echale ganas", muy probablemente me la mentarias. Al menos eso es lo que yo hacia cuando alguna alma bien intencionada, tenia el desatino de darme animos de esa forma. Yo solo queria dejar de no vivir.
Amigo Ruy, lo pense mas de 2 veces antes de comentarte lo siguiente: vivir no es a wevo, y morir es un derecho. Se que tu sabes esto. Sin embargo, reconforta saber que podemos encontrar empatia.

Deseo con el alma que te sientas mejor, deseo que emocionalmente estes tan bien como te sea posible. Y te digo, con el corazon en la mano, en mi tienes una amiga que, si no te entiende, se esforzara por hacerlo. Gracias por esos blogs que nos regalas.

Va mi corazon. LaSusodicha.

Ruy Alfonso Franco dijo...

En principio amiga Lasusodicha, perdona que no haya respondido en brevedad, los mismos problemas de los que hablas sobre mis males, es lo que me han mantenido fuera de circulación contra mi voluntad, especialmente porque el ánimo decae y así no es fácil pensar con cordura. Y ni ganas dan.

Pero tienes mucha razón con ese extraño sentimiento que da cuando recibes palabras de aliento, consejos y hasta regaños por querer morirte cuando sientes que te está llevando la patada de todos modos.

Nunca he dejado de agradecer tantas muestras de cariño, respeto y buena voluntad, especialmente viniendo de mis camaradas del Congal, extraña congregación de mentes disímbolas pero de corazones gigantescos que me han hecho sentir parte de algo.

Y sí, morirse a voluntad es un derecho que nadie puede cuestionar, por más que suene brutal. Empero, no dejo de valuar todo lo que cada uno de ustedes luego me susurra y eso frena la posible frivolidad de mi calenturienta mente o la posible realidad de mi depresiva existencia. El caso es que morirse no es un asunto pequeño y convoco normalmente a mesas redondas a mis fantasmas internos; ya sabrás el encono, la pasión, los despropósitos y hasta las risotadas de más de alguno que desea verme fiambre. Aunque suelo hacerle caso todavía a los más resrvados, esos siempre me dan confianza.

Amiga, un abrazo caluroso en este invierno gris.