lunes, 15 de diciembre de 2008

Depresión

Amargo animal

Ruy Alfonso Franco

En la amorosa noche me aflijo.
Le pido su secreto, mi secreto,
La interrogo en mi sangre largamente.
Ella no me responde
Y hace como mi madre, que me cierra los ojos sin oírme.
(De la noche, Jaime Sabines
[1])

Ahora que la constante en mis horas nubladas es desazón y angustia, porque la melancolía es invierno gris y mis lágrimas rameras de torrente fácil, como nunca escucho voces amigas que advierten me quiera más. Y pienso: “ah chingao, ¿pos cómo?”, si el güey que veo a diario en el espejo es mi bastardo favorito. Piensa positivo, me dicen.



Viñeta: Víctor Higadera

Un doctor en la tele de la madrugada, cuando repiten todo para los que como yo, que sin droga para dormir estoy a la caza de mis fantasmas a las 2 a.m., decía enfático: “Los lóbulos frontales se consideran nuestro centro y hogar emocional del control de nuestra personalidad”. Todavía más, según leo en Lubrano.com, la depresión está asociada a lo que se conoce en psiquiatría como el síndrome del lóbulo frontal, que a la letra explica: “Trastorno mental orgánico caracterizado por cambios marcados de personalidad”.

Y la depresión, dice el mismo Dr. Lubrano, es un “estado mental caracterizado por sentimientos de tristeza, soledad, desesperación, baja autoestima y reproches a uno mismo; acompañado por retardo motor o en ocasiones agitación, alejamiento del contacto interpersonal y síntomas vegetativos tales como el insomnio y la anorexia. El término se refiere a un estado de humor o a un trastorno del humor”. El problema se vuelve serio cuando la depresión ya no puede ser controlada y pasa de ser una racha provocada por el estrés o el modo de vida que el interfecto lleva o haya llevado, y se atora en sus laberintos existenciales. La cosa es que el doctor de la tele dijo algo que me pareció curioso: que uno puede programar la felicidad, palabras más palabras menos; que sólo hay que desearla por la mañana al levantarse y listo.




Viñeta: Brenda Mayorquín Cañedo (alumna de cine, en clases)

A ver, tengo por costumbre levantarme desde chaval muy temprano y nunca de mal humor. Tenía años madrugando a las cuatro o cinco para leer o escribir, porque esas horas son muy chidas: no hay quien te joda. Pero de unas muertes para acá, como que batallo más para dormir: “Con don Julio en el féretro (1996) una fusión extraña se dio en mi universo, pasó tiempo para darme cuenta de lo irremediable de ese pozo oscuro y único en el alma. Al año siguiente se fracturó mi chi; ver a mi abuela en esa caja miserable (1997) no tuvo madre. Y la que yo tenía habría de ser el mayor de los abandonos, cuando doña Carlota decidió que ya no tenía por qué vivir (2002). Y se fue. Nunca arreglamos nuestros vacíos. Ahora ya no importa cuántos hoyos más se abran, todos caben en el mismo. La cosa es que duele, mucho”[2]. Hasta entonces cuanto catorrazo me llevara nomás miraba para arriba y echaba pa’lante, con denuedo, con tozudez, y cada vez con más sarcasmos en la faltriquera, la sonrisa arsénica y el hígado como blasón. Armadura al gusto. Cantaba: Bueno. Me visto. Hablo. / Estoy solo —es lo mismo— / ¡pero qué alegre de algo! [3]




Doña Carlota y don Julio

Pero hete que las abolladuras son hartas, por ello amigos insospechados me regalaron, generosos, cucharaditas de luna e insistieron “quiérete mucho, se positivo”… Confieso que estoy por eso en un dilema, ¿qué es ser positivo?

Cierta ocasión, trabajaba con mis compañeros maestros en un engorroso relleno de formularios impuestos por la SEP, para mendigar más recursos. Adryan (con "y") preguntó desde el otro lado de la mesa, seguro para matar el tedio de las tres de la tarde: “Franco, ¿con cuántas mujeres has cogido?”, una docena de cabezas voltearon al unísono, entre ellas tres profesoras curiosas. Como pudor no es mi amigo, contesté sin empacho: “cuatro, tres antes de mi mujer y mi mujer”. Ahora fue Adryan el sorprendido y exclamó como augusto eléctrico: “¡Maestro, por Dios, siquiera di que fue una docena! ¡Cómo que cuatro! ¿Qué te pasa?” Junto con las carcajadas del auditorio empezaron las estadísticas de uno, otro y aquél; por cierto, Víctor nos ganó con quinientas y tantas. Yo lo único que alegué a mi favor fue que, por ganas no paraba, pero Marie vota siempre en contra. Le he jurado que no busco aventuras, pero si sale alguna, sobres; pero se esponja. Eso es ser positivo, ¿no?

Confieso, soy medio ingenuo, algo honrado, lamentablemente puntual, directo con lo que pienso, agradecido como perro, solidario siempre que no sea Teletón, Juguetón o redondeos mañosos, curioso ante la incertidumbre, cursi respetuoso, ateo consagrado, tragón consolidado, huraño insoportable, rata hogareña, irascible por condición médica, romántico de clóset, estúpido idealista, adorable lujurioso y hedonista dispuesto. ¿No es esto positivo? Soy, lo que se puede decir, de una pieza redonda, de una sola cara. Tauro.




El interfecto, echándolo a perder

No creo en Dios, ni brujerías, ni políticos, ni zalamerías, ni en la tele, ni la radio, ni la prensa, ni en ricos que dan limosna, ni en pobres que buscan lástima. No creo en algunos que se dicen mis amigos —mucho menos en los que fueron—, ni en curas, ni cardenales, menos en papas, reyes o presidentes. Detesto que me digan qué hacer cuando sé qué procede, por eso odio a los prepotentes, a los superfluos, a vanidosos, mentirosos, negligentes, irresponsables, sátrapas, egoístas, dos caras, corruptos, tacaños, vividores, asaltantes de traje, secuestradores, narcotraficantes, igual buchones, juniors y fanáticos del fútbol, béisbol o cualquiera que vea deportes y se apasione adorando atletas por la tele, cantantes por la radio, artistas de telenovela, rockeros de a mentis, adoratrices de vírgenes, santos patronos, monjitas de colegios, profetas venturosos, idiotas pegados al celular, consumidores sin recato, recatadas de oficio, madres de 10 de Mayo, padres con compadres, chiquillos chantajistas, perros de bolsillo, chicas fresa, santurrones, beatos y caprichos.

No ser todo eso, ¿no es positivo?

Pero tienen razón cuando dicen que me tengo que querer. Les juro que lo he intentado desde que veía a los demás chiquillos jugar tras mi ventana, cuando perdía en todo porque nunca fui bueno en nada, cuando pensaba las cosas mil veces porque de todo estaba inseguro, cuando tenía que dar explicaciones penosas: “¿por qué no vino tu mamá a la junta”?, “¿por qué traes pantalones de brincacharcos?”, ¿”por qué usas zapatos de payaso?”, “¡cuatrojos!”; “¿por qué no vino tu padre a tu boda?”. O cuando me tuve que hacer preguntas incómodas: “¿por qué mi papá nunca está aquí?”, “¿por qué tenemos que cambiarnos otra vez?”, “¿por qué me odian?”, “¿por qué yo no tengo novia?”. O cuando tenía que responder cosas embarazosas: “tengo hambre”, “no sé bailar”, “no soy joto nomás porque leo”, “es que no tengo ropa”. Pero lo peor fue cuando tuve que hacerme el fuerte aunque me moría de miedo: en el barrio a punta de trompadas, en las primarias a punta de trompadas, en la secundaria haciéndome invisible, en la prepa haciéndome invisible, en la universidad esforzándome por dejar de serlo y como maestro, haciéndome el duro.




Viñeta: Víctor Higadera

Pero eso es historia. Y usted, ¿qué haría con el del espejo? Yo me debato.

Lento, amargo animal
que soy, que he sido

Amargo como esos minerales amargos
que en las noches de exacta soledad
—maldita y arruinada soledad
sin uno mismo—
trepan a la garganta
y, costras de silencio,
asfixian, matan, resucitan.
[4]

[1] Sabines, Jaime. De la noche, Poesía, nuevo recuento de poemas, Lecturas Mexicanas 27, p.36
[2] Franco, Ruy Alfonso. Los negros hoyos de la ausencia, El Sol de Mazatlán, 18 de febrero, 2007.
[3] Sabines, J. Frío y viento amanecen, ídem, p.50.
[4] Sabines, J. Vieja la noche, ídem, p.9

12 comentarios:

Cyane Von Poett dijo...

Estimado Ruy:

Es como siempre una delicia verlo en accion en esta porfiada y salvaje canica azul llamada tierra en estos ciberlares del Señor.

A veces las temporadas son crueles.
La gente que nos rodea es extraña, tal como lo dijera el maese principe Reptil Jim Morrison, pero desafortunadamente no tenemos nosotros la culpa.

Para poder capotear las iniquidades de estos tiempos (y desafortunadamente de los que vienen)no nos queda mas remedio que seguir adelante y tener una sonrisa descarada en nuestro rostro.

Ver a la demas gente que nos descubre dia con dia de pie produce diferentes reacciones:

Esto me ha pasado a mi...

A la gente nefasta y que desea verme cuasi muerto, les produce una serie de inflamaciones estomacales y rumian su desventura porque "seres infimos a ellos" se levantan rebeldes y les vale -mdr- el que coños digan... verlos amuinarse y nosotros seguir tan campantes no tiene un xodido precio: es absolutamente inapreciable y de gran valor.

Yo sigo con mi sonrisa socarrona de verlos que no pueden contra mi.

Y de el otro lado de la moneda estan nuestros mas cordiales amig@s.

A ellos como nosotros les vale gorro si son o no nefastos, ellos siguen y seguiran en nuestro camino.
porque creen en nosotros estando o no equivocados.

Es mas que evidente que no escogimos estar en este caos sin pies ni cabeza que es este mundo, no nos dijeron nada ni nos dieron un instructivo de "La Fucking vida for dummies",
pero no podras negar que es casi una fiesta salvaje poder disfrutar de ella.

Para mi este año fue un año caotico. Personal que se revuelca como serpiente porque no la ve llegar alli en mi centro culinario de trabajo y para "terapia" se escogen a los mas (perdone la expresion) majes para sus malignidades -pndjs-
sin deberla ni temerla.

Asi es esto de los miserables que xoden a los mas miserables para ser felices.

Pero aqui hay un pequeño cambio drastico en esto de las cuestiones de "miserabilidad": somos muy cojonudos para caer ante cualquier tepocata diabolica y eso es lo que nos da ese sabor a descarado y nos construye el temple.

Amigo Ruy... Esta navidad espero reafirmar mi afiliacion al club 2008 de el Tio Scrooge porque esta navidad no hay nada para celebrar.

Estoy pensando seriamente en tomarme un año sabatico de alma (o de vida) para reflexionar acerca de tanto ser bizarro y de situaciones tan pachecamente surrealistas, sin perder el caracter que nos identifica ya sea como usted y como yo, me entiende?

Animo!
Estoy plenamente seguro que el proximo año que parece que nos mira con ojos de te "va a llevar la xingd hijuetupelona" sera mucho mas crudo. si, pero nosotros ya tendremos desenvainada la espada excalibur made in taiwan para decir a esas contrariedades "si wey? pos ten chango tu banana!!"

No nos dejaremos vencer.
Seguiremos tal como mi idolo John McClain* :"Everybody hates you, every body fucks you, smile motherfucker smile!!"

Basta de depresiones! no mas!
ahora nos toca a nosotros joder al projimo jodon, y con justa razon.

Verdad que me entendio Sr. Franco?

Lo quiero mucho.
Espero que siga con el humor tan acido para que sigamos teniendo esta sonrisa ante nuestros detractores, no importando que nuestra boca tenga un hilillo de sangre... nosotros seguiremos sonriendo.

No pasa nada.

Su amigo y poeta irredento:

Jorge Fax


*John McClain es el personaje de Bruce Willis en la pelicula El ultimo boy scout.

Cyane Von Poett dijo...

Fe de Erratas:

john McClain es el personaje de Bruce Willis en la trilogia de Duro de matar, Joe Hallenbeck es el personaje de El ultimo boy scout

Toda una oda dedicada a seres cojonudos y resueltos.

Geovanni dijo...

Esos momentos que nos llega la depresión, en que caemos en un pozo sin fondo del cual no queremos salir y menos que nos saquen. Acostumbrarnos a la perdida de seres queridos o no tan queridos, ver que la vida sigue y uno sigue igual como antes con remordimientos y frustraciones en nuestra cabeza. No queda más que seguir en una lucha constante y tratar de ver como solucionar los problemas. Por que si no les buscamos la solución nosotros púes quien chingados lo ara.
Soy un negativo de primera para que muestro lo positivo si es lo que todos quieren ver y aparentar, hay que demostrar lo podrido, lo que esta mal, lo que le duele a la gente y quieren ocultar con arenita. Este mundo esta lleno de un problema que se llama hipocresía y que todos detrás de su mascara la ejercen para aparentar lo que no son.
Muy abandonado tenia el blog, ya hasta me estaba mortificando y no respondía el correo que le había mandado.
Todos sus fans ya estaban con mantas de manifestación de que volviera

El Pinchisimo Caguamo dijo...

Usted es una Verga solo por que existe y es mi compa, a ver nieguelo?

y al que se atreva a negarlo lo reto a un concurso de a ver quien se chinga mas caguamas sin ir al baño!!!!

JULIO dijo...

YO NO DEJO DE MIRAR EL ESPEJO HASTA QUE SIENTO QUE LA CABEZA ME VA A ESTALLAR, DESPUES RECOJO LOS PEDAZOS Y ME BAÑO.

POR CIERTO, I JUST DID IT.

GRACIAS.

Venegas dijo...

Depresión invernal; navideña la llaman algunos. (No terminé de leer el reportaje de El Sol).

Já, el buen profe Adryan, jugando a Freud. Ante el aburrimiento, el morbo, o la curiosidad: ahí está el tema del sexo que no se raja.

El espejo, una farsa.
Al mirarnos, opción:
a) “Si fuera joto, cual Narciso, amado reflejo, pero ni modo mano”.
b) Romper el espejo a pedradas.
c) "¿Por qué, al levantarme, he de mirarme frente al espejo?".

(¿Cuántas veces al decirle algo a alguien, no nos lo decimos a nosotros mismos?).
Mucho cuidado Maestro:
El verdadero pesimista empeora por tener siempre razón (Jacob Paludan).

Mayoяquin Cañedo Βяeŋda Judith dijo...

¿Quién entiende de conceptos cuando los sentimientos se desbordan sin camino más que el de la depresión?

El cerebro es la parte que considero más fascinante, pues controla todo el cuerpo, por desgracia es también la menos usada.

Al igual que el Dr. Lumbrano coincido que si de quiere se puede ser feliz programándose, el problema es ¿Cómo?

Sabemos que los síntomas de un enojo radican en expresar de manera alterada sentimientos guardados y enfocarlos con el puro afán de herir.Sabemos también que alguien enojado no razona en ese momento y es hasta después que entiende lo que ha dicho o hecho. La gente analiza, pero desgraciadamente es solo cuando se altera y no busca soluciones ni respuestas, solo busca expresar que esta herido dañando al “oponente” buscando los puntos claves de dolor.

Autoanalizarse es de valientes, y mire que hacerlo de esa forma, sin recato ni pena, objetiva y fríamente, buscando la palabra que se adecue para que no exista duda.

Si bien hizo un enlistado en lo que no cree, pero permítame que lo cuestione, entonces: ¿en que cree?

Al final el dañar, llámese los compañeros de la primaria con las bromas al gordito de la clase o la critica destructiva al niño pobre, lo único que denota es la falta de valores que carece en el hogar, el rechazo por si mismo y los miedos fielmente guardados convertidos en insultos.

El espejo al final es un objeto como lo es el cuerpo humano, mejor preocúpese por lo que hay dentro, al fin y al cabo se va a terminar lo evidente o podría romperse sin que lo note.

P.D.¿A esto se refería con enganchar a la gente al inicio y después abrir una interrogante?,si es así ahora entiendo mejor la forma para abrir un escrito.

Saludos, espero esté mejor.

Ruy Alfonso Franco dijo...

Ay méndigos, me hicieron trabajar a tan temprana hora (son las 6:35 am), pero me encanta la idea, jejejeje.

POETA:

Ahora sí te luciste con tus reflexiones y aportes —que me encantaron—, pues no hay desperdicio en ello: “la gente que nos rodea es extraña”, ¡jajajajaja!, sí, siempre he pensado eso. Digo, ahí va ese güey (o güeya, según el sexo) con lentes sobre la cabeza, ¿no le ha dicho nadie que son para los ojos? O esta: mira al pendejo con el pinche celular pegado a la oreja manejando con cara de gran chingón, ¡jajajajaja!; mira al chamaco sentado en clase tecleando con desesperación su telefoncito, jejejeje, ¿es un símil masturbatorio? Sí. Las chicas seguro imaginan el vibrador dentro y lo rico que ha de zumbar (¿y si sonara de pronto? Uy… jomy jomy). Qué pelmazos, 64 millones de años de existencia del croma-ñón, dos mil años de civilización, y hasta ahora resulta que la estúpida gente no puede vivir sin teléfono, i pods o pcs. No mamen.

Estuvo buena Poeta. Y ésta también: la vida “es casi una fiesta salvaje”, ‘uta carnal, ¡pero sí tienes toda la razón del mundo!, ¿pos qué estabas escuchando que amaneciste muy Leonard Cohen, algo Bob Dilan, definitivamente Jim Morrison sazonado a lo Joaquín Sabina y de postre algo Enrique Búnbury. ¡Genial! Casi te escucho nasal a lo John Lennon y por ahí alcanzo a escuchar la guitarra del buen Jimmy Page. Ay, sólo falta el aroma de Bob Marley… you know.

Pero la última fue fenomenal: “somos muy cojonudos para caer” ¡Ahhhhh!, ¡pa’ su mecha; ya los siento de King Kong!
Poeta, me inclino ante ti, caballero del Gran Cucharón, Lord Pimienta, barón de la Champaña, archiduque Piquín —lo chiquito no quita lo sabroso—. Estoy sonriendo Poeta, ¡estoy carcajeándome Jorge!

Gracias.

Qué madres, va por ti Woke up this morning, tú y yo somos Soprano.

GEOVANNI:

Tú no te quedaste atrás. ¿Sabes?, me veo reflejado algo en ti a tu edad, era igual de grosero con la vida, le pelaba los dientes y le enseñaba el dedo medio, ya estaba convencido que Octavio Paz era el nuevo profeta con la biblia verdadera: El laberinto de la soledad.

¡Ja!, lo positivo “es lo que todos quieren ver y aparentar”, porque la mayoría es una bola de hipócritas. Chingado, ¿cuál depresión con gente como ustedes?

Gracias amigo, gracias.

Oye, pero no te paso tanto horror ortográfico; el semestre que sigue continúo a bordo méndigo, así que… (luego te envío otra lista de manuales de gramática).

Pues sí, volví, no os preocupeis más, ahora se aguantan.

CAGUAS:

Neta carnalito, con bodys así la droga sale sobrando. I’am it, sure! Estás invitado a la reunión futura con Arturo, quitemos la cerveza y va el tequila cabrones.

JULIO:

¡Jajajajaja!, ¿recoges los pedazos y te bañas?, ¡jajajajajaja! ‘Uta, hoy tengo que estar inteligente ante ustedes, chingao. Va la mía: cuando vean mi espejo hecho añicos, sabrán que me la he sacado, dado dos vueltas y media y echado al hombro…

GERARDO:

Tú eres aprendiz de relojero suizo, ni hablar, mira que tu agudeza mete en predicamentos a cualquiera, pero me quedo con tu última acotación: “el verdadero pesimista empeora por tener siempre razón”, jejejeje.

Supe antes que muchos quién iba a ganar en la Academia y hasta el orden de lugares, ñaca ñaca, contra toda lógica popular. Como se ve que no conocen a la televisión; sé cómo es, he estado ahí, la he visto: es una cosa monstruosa.

Tus comentarios me hacen sentir orgulloso de ser tu maestro.

BRENDA:

Tú eres una dama a fines del siglo XIX, superior a muchos, educada para vergüenza de los idiotas, aguda para envidia de las demás, contundente para tu edad. ¿Y qué más quieres que comente?, sencillamente me encanta lo que escribes, como reflexionas y la enorme capacidad que tienes para resumir cosas complejas.

Mira, intentar autoanalizarme al escribir sobre mis angustias y existencia no es más que una manera simple de comprender muchas cosas por las que he atravesado y reconciliarme con la vida. Pero además, porque —insisto— me resulta más barato que ir al psicólogo.

Si de pronto revelo algunas cosas que a los demás cubre de pudor, francamente hace tiempo que dejé de temerle a ese complejo; de los males es el menor, jojojo. Pero gracias por decirme arrojado.

¿En qué creo? Sí, me quedé pensando en eso cuando entregué mi artículo al diario, pero reflexioné, mmm, tema del próximo. Sin embargo es fácil responder: creo en los seres humanos… A pesar de todo. Al final de cuentas yo soy un ser igual de complejo y para muchos, como bien dijo el Poeta, debo parecerles raro y a pesar de todo algunos están dispuestos a aceptarme (ustedes, por ejemplo); eso es lo que me hace tener fe en la humanidad.

Cursi, ¿verdad?, pero parezco rudo, jejejejeje. Además es divertido ver las babosadas de otros.

Y sí, esa es la clave Brenda: una buena entada que invite a continuar y si se puede, un buen remate que deje un grato sabor de boca y hasta residuos en la mente del lector que aun después de haberme leído, siga pensando en lo que dije.

Amigos. con todo lo que me han dicho aquí, ahora resulta que ustedes fueron mis psicoanalistas y me han hecho sentir a toda madre. Neta.

Me inclino ante ustedes con respeto y todavía más, con aprecio.

Arturo Herrera dijo...

Mi querido Ruy, te leo y me leo. Esta sensación de sentirse outsider, (con referencias cinematográficas como las del querido Poett) a la James Dean, o como Marlon Brando o como en aquella vieja película de motociclistas 'Nacidos para perder'; son la referencia a este principio de incertidumbre, no el filosófico de Hidegger sino el físico de Hissenberg, donde la propia observación afecta al ente observado. Aquí, el sentimiento de extrañeza sobre la humanidad provoca que ésta te observe y actúe como espejo que devuelve el sentimiento de ‘rareza’ hacia el observador. 'People are extrange' se convierte en 'I am very odd'. Ese sentimiento adolescente de no pertenencia, se volvió, en mi caso, en un arma que actuaba casi sola en contra de los acusadores. Pero también me alejó de los grupos que se autonombraban los 'reales o verdaderos'.
La estupidez humana (como género o especie) no tiene límites, cuando crees que haz visto todo aparece alguna noticia sobre la idiotez o descubres a una persona haciendo algo tan estúpido que confirma tu propio alejamiento de la especie.
Misántropos caritativos como yo nos divertimos de ello, pero el camino no fue fácil, aceptar la no pertenencia a grupos o clanes, caminar con pérdidas amorosas hasta descubrir que el universo no conspiraba en mi contra, percibir que el azar darwiniano era la clave de la estructura universal; ateo, observador y sensible; tripleta casi suicida hasta que el humor y la amistad la dulcifican. Hay confianza en los amigos pero la humanidad es desesperanzadora y la dulzura de los diez quinquenios me hace aceptarlo con una sonrisa casi piadosa.
Como lo dije al principio amigo, te leo y me leo.

Un abrazo

adrichabat dijo...

Qué haría con el del espejo?
Yo la cuestiono, la regaño, muchas veces me hace enojar.
Todos tenemos problemas no resueltos en la vida, siento que en los momentos mas difíciles sólo se desconecta algún cable para poder continuar sin acabar de sentir el dolor de una partida, sin entender a bien que ya no volverás a ver a ese ser querido, que esa ya no es tu casa,
que ese amor se terminó, que ya pasó tu juventud. Y por dentro sientes que eres la misma persona pero lo malo es que también te devuelve a la realidad. Y sin embargo a veces me descubro recordando algun momento agradable, alguna alegría, algun buen amor, alguna buena comida o bebida,viajes, lugares, compañías, sueños realizados, logros cumplidos y me veo sonriendole al espejo a ese crudo juez implacable
pero que al final me muestra tal cual soy en lo que todo lo vivido me ha convertido.
Ruy cuando comenzaste con tu lista no sabía si agacharme o esconderme jajaja y creo que somos un poco de todo eso. Me gusta el fut fui fanática de jóven, he sido fan de algun artista, ahora por supuesto ya no pero si lo fuí. Así que mil perdones pero que quieres nadie es perfecto jajaja. También me he santido llena de temores, inseguridad angustia pero lo maravilloso es que a pesar de eso
he llegado hasta aquí.
La depre la conozco demasiado bien, esa que no te deja pararte de la cama, que no te anima ni a bañarte mucho menos a correr las cortinas, menos a abrir una ventana pero que te hace mirar cada vez con mas interés hasta dónde termina esa escalera de tu trabajo, que te lleva a cuestionar en medio de una discusión después de descubrir un maldito engaño mas ¿y si doy un volantazo y me metiera en sentido contrario? Que se vaya todo al carj...

Cuando no se acuerda uno para qué se levantó hoy, cuando nada te anima, cuando juras que a nadie le importas...
y en ese momento alguien llega corre las cortinas te obliga a bañarte y a pensar que tenías que hacer hoy... y resulta que sí que tienes mil pendientes, en eso suena el teléfono y alguien te pregunta cómo estas. Tiene razón poett habrá muchos que se retorcerán cual tlaconetes en sal cuando vean que no te lograron lastimar por mas que se esforzaron en lograrlo. Y los cuatachos que te aceptan tal cual eres y precisamente porque eres así. Así que a romperles la crisma a nuestros detractores que la vida nos esta esperando tenemos una cita y si tu te jactas de ser muy puntual pues simplemente "vive a tu manera" Al final a la vida llegamos en un hotel a todo lujo con todas las comodidades y de repente te avientan al ruedo y
te encuentras dando el primer soplo de vida solo y seguramente el último también así será. Hay que aprender a ser sobrevientes y pasarla lo mejor posible para fregar a los que apuestan en nuestra contra siempre y entre ellos a veces estamos nosotros mismos sin ni siquiera darnos cuenta.
un abrazo
Adri

Ruy Alfonso Franco dijo...

Arturo:

Siempre reconforta saber que del otro lado hay alguien como uno, que finalmente no estamos tan solos como pensamos en esos momentos de negra noche.

Te confieso algo, cuando recién empecé a publicar en Netlog, me sentí más solo que la una, hasta que empezaron a aparecer todos ustedes. Pero todavía así sentía que no empataba con el grupo, pues todos tenían un fiebre poética que a mí me provoca urticaria, simplemente poirque a mí no se me da.

Pero he aquí que ustedes le empezaron a dar un giro afectivo al asunto y aquello ya no me pareció tan desolado. Recuerdo bien a Caguas con su particular manera de expresarse, él fue el primero que hizo algún comentario que me hizo sentir bien. De ahí llegaron los demás.

Pero sigo confesando: contigo la cosa fue otra. Me sentí raro porque encontré a un tipo distinto: culto, con mucho ingenio y experiencia al escribir, de ningún modo improvisado. Entonces vino el celo, la contradicción de encontrar a alguien que tiene tus mismos intereses y no sabes cómo asumirlo, porque en esto casi siempre se está solo y existe mucho individualismo al momento de crear porque es inevitable la comparación y la competencia posterior.

Y confieso que me porté hosco, desconfiado y tal vez hasta agresiivo. Pero tú, carajo, como si nada, fuiste siempre muy cordial y tolerante, eso sí que me desarmó. Dije, "está fingiendo", pero no, al paso de los meses encontré a un tipo enormemente paciente, creativo como pocos en la Internet y bastante simpático, según pude observar en tus fotos.

Ahora que no tengo ninguna desconfianza ---y al parecer tú tampoco---, es que empiezo a disfrutar enormente conocerte, como agradezco la existencia del Congal.

Por todo lo que mencionas en tu comentario, no soporto la idea de acercarme a ningún grupo, por eso también mi resistencia a unirme a ustedes de manera física (esta pantalla protege), a la de viajar y todos esos temores que subayacen inevitables en mí.

Pero a ti te veo fresco como una lechuga alemana. Eso es digno de admirar; hoy creo entenderte mejor.

Sensei, mis respetos.

Ivytaste dijo...

Sabes que ese ejercicio de estar frente al espejo en plena deepresión es la mas dificil, la mas relaista y la que me hizo decir hasta aqui!. Basta de lloriqueos, basta de sentirme n a d a...

Un ejercicio que cuando se hace a solas, sin espectadores, sin intromisiones pero sobre todo, con total honestidad a uno mismo es aleccionador y lo que deberiamos de hacer seguido, para aceptar los errores, porque a canijo como les cuesta a muchos aceptar que mal se hace a los demás.

Un gusto seguirte leyendo.

Ivy