lunes, 29 de septiembre de 2008

La crítica cinematográfica

Felices juicios

Ruy Alfonso Franco

Ahora que mi hijo mayor incursiona en la crítica cinematográfica en la radio y que el puerto bulle de algún modo de pasión por la realización cinematográfica, que se hacen muestras y concursos de cine independiente y amateur, y que son los jóvenes quienes pugnan por un mejor cine en Mazatlán participando en cursos y cine clubes, sería oportuno observar lo que implica la cinefilia cuando se exige del amante del cine algo más que asistencia devota; lo que significa el ejercicio de la crítica cinematográfica.

Es decir, no basta con referir que “a mí gusta mucho el cine” y por eso ya estamos capacitados para criticar —o hacer cine—.



La crítica cinematográfica tiene mucho de subjeti­vo por aquello de la apreciación personal, lo cual es totalmente cierto, téc­nicamente hablando. Sin embargo, la subjetividad no radica únicamente en los enfoques, sino también en la forma con que se aborda el objeto anali­zado en un ejercicio periodístico que, se supone, debe ser especializado. Pero no siempre es así.


Este problema, como la oferta insuficiente de buen cine en provincia, el escaso o nulo conocimiento sobre la materia de muchos cinéfilos, fanáticos más bien del cine comercial, y la cerrazón pública al cine de arte o no convencional, son en parte algunas de las batallas que hay que salvar quienes asu­men por amor y pasión la tarea de difundir la cultura cinematográfica. Pero es la formación del crítico la que más debe preocupamos, porque de la calidad de su trabajo dependerá el éxito que sobre la opinión pública tenga, como sus consecuentes beneficios al atraer hacia el mejor cine un mayor número de adeptos.



En el análisis fílmico que refleja “las premisas básicas de la crítica litera­ria”, encuentra, dice Bernard F. Dick, “que la crítica de un medio requiere el conocimiento de lo que puede y no puede hacer ese medio, y que este conocimiento se obtiene aprendiendo la teoría detrás del medio”
[1]. No basta, pareciera decir, ser un fanático del cine, porque no se trata de escribir cuánto nos gustó o no cierta película, sino de cumplir una función social al informar, orientar, instruir, incluso divertir, como bien señalan los manua­les de periodismo.

“Crítica también puede equivaler a revelación. Esto sucede si se aportan principios fundamentales que no existen en el medio en el que surge; si llegan a descubrir, para el creador y para el público, una parte de la verdad artística o social que se halla oculta, o bien si con claridad y precisión se logra hacer un balance de las aportaciones del objeto criticado y las sitúa, aclarando su importancia, dentro de la corriente general e histórica del de­venir estético”
[2], señala conciso Alberto Dallal.

Con estas mínimas precisiones, debe darse al escrutinio el trabajo que muchos críticos terminan por hacer, elucubrando probablemente inútiles banalidades, presunciones eruditas para impresionar —al ego— o, en el mejor de los casos, creyendo que si entienden a Ingmar Bergman, Wim Wenders o a Akira Kurosawa, igual dominarán la metafísica, la pintura, la li­teratura y todas las demás artes que cretinamente creen ilustrar.

Cierto “que la crítica periodística importante requiere que sus creadores posean una visión cultural amplia y una actitud analítica abierta a la com­prensión”
[3], sugiere Dallal. Pero eso no los hace todólogos. “Especialización o especialidad se refiere concretamente a la parte de una ciencia o arte a que se dedica una persona; cosa que alguien conoce o hace particularmente bien”, enuncia el Diccionario Larousse usual.



Y es que tal vez el hecho de propinar un juicio duro o halagador sobre la obra y su creador haga sentir un poco dioses a los críticos necios, porque construyen y destru­yen a placer; lo que les hace olvidar sus evidentes limitaciones. Nery Córdoba en El ensayo, centauro de los géneros, llama a la refle­xión sobre dicho estilo y la superficialidad de muchos periodistas, colum­nistas de pluma casquivana improvisando juicios en donde “se juzga, se absuelve o se condena. Las dudas ya no dialogan con las certezas; los pre­tendidos ensayos son más bien reestrenos de afirmaciones, opiniones que pasan como verdades incuestionables...”
[4] En ese sentido los críticos suelen caer en la complacencia, ni duda cabe. Las necesidades del medio y sus tareas habituales los obligan a escribir de prisa, abusando de la memoria, confiados en sus habilidades. De modo que se investiga po­co y se reinventa mucho.

Y por supuesto, ni hablar de los fanáticos que sólo leen revistas comerciales de cine sin leer literatura seria y ven exclusivamente cine gringo.

Las deficiencias del crítico cinematográfico (profesional o no) saltan a la vista cuando su crítica es una anécdota mí­nima o es su ensayo tan erudito que se aleja de los mortales. Lo peor del asunto es que no hay una fórmula mágica para hacer al crítico bri­llante y oportuno, grato y confiable. Sólo, si acaso, aquella recomenda­ción del viejo bibliotecario que no únicamente cuidaba los libros, también los leía y rezumaba una humildad avasalladora; el escritor debe prestar atención a cuatro cosas: tener algo que decir, contarlo, saber hacerlo y quedarse callado después.

Así pues, queridos jóvenes cinéfilos, aparte de aprender siempre un poco más del cine, de su lenguaje, técnicas y estética, también es conveniente ser prudente frente a la opinión de otro que destroza o alaba en exceso una película, así como objetivo frente a la calificación o descalificación de un film nomás porque no tiene mucha acción o es el estreno esperado del verano... Por eso habrá que buscar con paciencia más información y escuchar o leer otras opiniones, siempre abiertos hasta en­sanchar los criterios, el gusto y nuestra no siempre bien ponderada, sensa­ta, decisión.


Como diría, parafraseándolo, el extinto Bob Ross: Felices juicios.


[1] DICK, BERNARD F., Anatomía del film, p.14l y 142.
[2] DALLAL, ALBERTO, Periodismo y literatura, p.16.
[3] ídem.
[4] CÓRDOBA, NERY, El ensayo, centauro de los géneros, p.12.


Viñetas: Bansky

19 comentarios:

El Pinchisimo Caguamo dijo...

vamos por las mismas respecto a Tiatro je je je

saludos Carnalito Ruy, se le extraña por el congal!!!!

Ruy Alfonso Franco dijo...

Quiúbole mi estimado Caguamito, gracias por tu firma ---como dicen los plebes---. Y sí es cierto, en el teatro he visto actitudes similares.

julio dijo...

en que estacion de radio se puede escuchar a aramis?
que bueno leer tus citas de otros investigadores de la localidad.
¿donde nos podemos ver el lunes?

Ruy Alfonso Franco dijo...

Aramis está en Radio Mujer los domingos a las 10 de la mañana.

Gracias, intento estar al pendiente de lo que hacen otros camaradas, locales y foráneos, tú sabes, uno aprende de todas partes.

Mándame un mail y nos ponemos de acuerdo, sirve que te paso mi teléfono.

Un abrazote Julio.

Mayoяquin Cañedo Βяeŋda Judith dijo...

Es fácil criticar, pues tenemos la creencia de que todos se equivocan menos nosotros, sin importar nuestro escaso nivel intelectual o nuestra pésima preparación.
Generalmente nuestras opiniones se encuentran limitadas a un resumido “bien” o “mal”, sin ser necesario de un ¿Por qué?.
Buscar la neutralidad y objetividad pareciera ser difícil, pues esto depende de realizar un análisis que derivaría a un juicio con argumentos y pruebas, para lo cual por supuesto no estamos acostumbrados.
Es triste ver cómo en los cinematógrafos de Mazatlán la mayor parte de las personas que acuden sean adultos mayores, dado que las películas exhibidas son de arte, por ende catalogadas como “aburridas” y que la casi totalidad de jóvenes acuden al cine con el puro afán de divertirse sin importar la calidad.
Es bien sabido que el arte proporciona muchas satisfacciones, pero es tan baja la apreciación que le toman algunos que provoca que muchos opten por lo comercial.
¿Vivir para comer? ó ¿Comer para vivir?

Ruy Alfonso Franco dijo...

Sí, esa es la disyuntiva...

Sabes, en lo particular admiro más a esos pueblos discretos que sin ser una potencia guerrera o económica, se dedican más a cultivar las artes, sin dejar de ser productivos y buscar la estabilidad social, política y económica de su gente.

La vez que supe que Suiza no tiene ejército mi fui para atrás; eso dice mucho de un pueblo. Recientemente, en una encuesta a nivel mundial para saber el grado de corrupción, claro, México quedó entre los cinco más corruptos, pero Canadá apareció como el menos corrupto.

El caso es que aquellos pueblos dedicados a la cultura artística son mejores en muchos aspectos.

Creo que ello, ésa es mi única fe.

Geovanni Osuna Tirado dijo...

Hay demasiados críticos pero son pocos los que conceptualizan una buena critica, Casi todos parten de cosas sutiles y banales. Como de cine no se nada. Esto me he dado cuenta cuando veo críticas a escritores o a sus obras que no dicen nada y que jamás se transportan al sentimiento del autor, o a lo que quiere difundir.
En todos los sectores de las artes faltan buenos críticos para que enseñen a los que no sabemos algo más de lo mucho que ellos deben saber para llamarse críticos de algo.
"El público es el único crítico cuya opinión es digna de tenerse en cuenta." Cuando se aplique la frase anterior se empezara a evolucionar para bien en muchos sectores como:
Sociales, económicos y educativos. Lo malo que en casi nada se toma en cuenta la opinión de nadie y por eso no se mejora en nada, si no se empeora en mucho.

Ruy Alfonso Franco dijo...

Bueno, lo que sucede es que en asuntos de opinión los problemas empiezan cuando el lector-público no está muy enterado sobre algún objeto cultural-artístico, pero siente que su juicio tiene valor simplemente porque sí...

Mas no es así. Una opinión especializada es tan importante como el producto cultural mismo, pues de la opinión del especialista uno puede sacar muchas conclusiones y aprender sobre la cosa cultural.

Cuando los públicos comprendan que es vital el estudio, la información sobre la cultura, hasta entonces evolucionará y tendrá sentido lo que un crítico o analista diga. Lo mismo que le permitirá comprender que no todo lo que diga un crítico es la verdad absoluta, pero sí la opinión e información de muchos, conlo cual iré haciendo mis propios juicios.

La clave está entonces en la apertura que tengamos.

flor de maiz tostado dijo...

saludos Ruy, haciendo la ronda semanal, esperamos leer algo tuyo pronto por nuestro congal, abrazos.

Ruy Alfonso Franco dijo...

¡Hola Florecita!, como siempre, es todo un placer saludarte.

Muchas gracias por tu visita, luego me descuelgo por el Congal.

Ivytaste dijo...

Saludos Oso, como siempre interesantes tus críticas y aprenderte mas, siempre es un placer.

Un saludo
Ivy

Ruy Alfonso Franco dijo...

Gracias querida amiga, igual siento cuando me lees con ese interés tan tuyo.

Abrazo cálido.

Maga Blanca dijo...

¡Ay! ¡Qué tremenda imagen esa con el Miquimause y el Macdonals!

Querido Ruy, ya te envié un montón de mensajes con adjuntos para el video.

Os dejo un abrazo que ya me voy a dormir... por hoy no aguanto más...

El Pinchisimo Caguamo dijo...

Queridisimo Ruy Alfonso Franco, os escribo para entregarle una lamentable queja: AYYYYYYYY

Ya ja ja ja


No carnalito, ya pasa por el congal no?
Esta muy solo, y pues las chelas se calientan ja ja ja

Ruy Alfonso Franco dijo...

Tomé nota Maguita, gracias.

¡Jajajajaja!, 'inche Caguas, estuvo buena. Te juro que luego me descuelgo al Congal, ahora estoy hasta el cuello de chamba en la universidad preparando con mis alumnos dos revistas por salir la próxima semana.

Un abrazo a ambos los dos juntos por igual, jeeje.

Sinaloa dijo...

ja ja ja
¿Quieres más quejas?
Eso, querido paisano, es el resultado de que nos tengas tan abandonados, auque ya leo que es debido a tu trabajo, ni modo es justificable. te dejo un abrazo fuerte, esperando verte muy pronto por aquel santo lugar (congal).

Karina...

Maga Blanca dijo...

¡Qué lindo gorilita con antifaz!

Querido Arathox, de nuez aquí fregando: acabo de enviarte el material para el epígrafe con el que se da inicio al video. Con eso complemento la idea.

Espero no joderte la semana :(, pero la presentación es para el 22 de este mes :( :( :( :P

Besos.

Maga Blanca dijo...

¿Arathox?
:o
Besosx

Ruy Alfonso Franco dijo...

Qué le voy a hacer paisanita, chamba es chamba; ni siquiera he tenido tiempo para publicar acá. Espero ponerme al corriente más pronto que rápido, jejeje.

Maguita, te envié un correo antes.

Abrazos cómplices a las dos.